TFR FACEBOOK TFR GOOGLE TFR INSTAGRAM
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
RUTA GASTRONÓMICA

LA FISNA: SALA DE SED.

Vino y cata en el cosmos lavapiesino*.

26 de febrero de 2018

He tomado como quien dice la parte por el todo, porque la denominada sala de sed está, en realidad, al fondo del local. Algo así como un pequeño Elíseo para los amantes del vino. Auténticas piezas únicas como un Sauternes Château d´Yquem del 2007, un Côtes du Jura también del 2007, un Vin de Paille de 1998, varios borgoñas de pecado, algún Barolo, algún Grand-Cru alsaciano, algún Sancerre, algún Montepulciano d´Abruzzo, algún Pomerol y una buena representación del universo champagne, como un Bollinger de 2004. No desvelo más. Pero todo el local es un vergel para los adoradores del buen vino. Bodegas pequeñas, vinos de autor, biodinámicos del Loira, vinos naturales de Gredos, uvas poco conocidas, tintos de Cadiz o de Granada, vino rancio del Empordá, amontillados, olorosos, oportos, madeiras, un Berretes de Zamora…Uff, empiezo y no acabo.

Por lo tanto sed de probar tesoros ocultos del mundo vinícola es lo único que necesitáis para ir a La Fisna. Bueno, no solo esa sed; también necesitáis ansias de aprendizaje, nariz despejada, receptores del sabor dispuestos para el festín e ir con alguien de brillante conversación, (como voy yo con Luis Miguel R. E.), abandonarse a las recomendaciones sabias y singulares de Delia e Iñaki y echar los restos. Merece muuucho la pena.

La oferta gastronómica es breve pero escogida. Ensaladilla “templada” rusa, escabeche de pollo de corral con shitake, refinadas rillettes de oca, presa ibérica, bull negre de Cal Rovira, mejillones en escabeche, albóndigas glaseadas de ternera con patata panadera o las ya perennes por aclamación popular revolconas con pulpo, además de algunas chacinas escogidas; siempre con los panes de la Miguiña, que elaboran con harina molida a la piedra y masa madre. Tienen además sorpresas diarias fuera de carta como unas excelentes alcachofas en temporada, el “champirón” (champi relleno de chipirón con crema ahumada) o el rollito crujiente de manitas y costillas, de acertada fusión asiática. 3 espacios (sala de sed, tienda y bar) con la única filosofía de difundir la cultura del vino. Si váis buscando “verdejitos” y “riojitas” este no es el sitio, porque no encontraréis estereotipos aquí. Cualquiera de sus vinos puede comprarse para llevar o ser descorchado en el local, por 4 € el descorche y ofrecen además la posibilidad de medias copas, con lo que se multiplican las posibilidades de degustación sin tener que ceñirte a unas pocas referencias. Y ya lo decía Séneca: “El vino lava nuestras inquietudes, enjuaga el alma hasta el fondo y asegura la curación de la tristeza.”

Acercaros al barrio más abierto de Madrid y pedidle a Iñaki o a Delia que os propongan maridajes sorprendentes y poco convencionales pero efectivos (o los que a mí me gustan, por contraste). La cecina de León con una garnacha blanca del Montsant o con un champan, los mejillones en conserva con una manzanilla de Sanlucar o un riesling seco o las alcachofas con un vino del Jura o con cava. Y si no sabéis de vinos mejor, empezaréis con un albillo de Madrid o una garnacha de Cariñena. Es de lo que se trata, de empezar…

*lavapiesino: dícese perteneciente o relativo al barrio madrileño de Lavapiés.

(El adjetivo no existe, me lo acabo de inventar, por lo que debe ser usado con cautela léxica en tanto la RAE se pronuncia, que no se prevé a corto plazo)

Por MYRIAM GARRIDO

26|02|2018.

ESPACIO PUBLICITARIO

NEWSLETTER

Todo lo que necesitas saber sobre moda, belleza y ruta shopping, directo a tu mail. ¡Suscríbete!

SOMOS SOCIABLES

TAGS

VINOTECA, LA FISNA, CASA DE SED, RESTAURANTE LAVAPIES, RUTA GASTRONÓMICA MADRID, IMPERIO DE LOS SENTIDOS CATERING, MYRIAM GARRIDO.

TE PUEDE INTERESAR