RUTA GASTRONÓNICA POR MADRID

GASTRONOMÍA

Fotos: Freepik.

Recetas para el confinamiento: Recetas para congelar (1ª parte)

18 de abril de 2020 | MYRIAM GARRIDO.

La despensa llena constantemente y mucha más comida de la que podemos consumir por mucho que se alargue el confinamiento. Es el momento de cocinar para congelar. Con ello aprovecharemos sobrantes, dando salida a productos y alimentos que no haría falta almacenar y tendremos platos que seguro nos vendrán muy bien cuando volvamos a la rutina diaria. De paso, ahorramos un poco, que nunca viene mal.

Antes, unas cuantas pautas básicas a la hora de congelar:

• No usemos para congelar alimentos que previamente hayan estado congelados. Por ejemplo: no congelemos una merluza en salsa si previamente la merluza la habíamos comprado congelada. Nos va a perder cualidades organolépticas.

• Las patatas no congelan bien, pierden su textura natural. Otros alimentos tampoco admiten bien la congelación, como veremos en la segunda parte de este post.

• Esperar siempre a que la elaboración esté fría para meterla en el congelador. De lo contrario el calor del plato haría bajar la temperatura del congelador
• No volver a congelar una vez descongelada la elaboración. Es mejor congelar raciones individuales o sabiendo que lo vamos a consumir entero.

• Jamás descongelar a temperatura ambiente. Estaríamos ayudando a los bichitos a proliferar de nuevo. Hay que descongelar en la parte baja del frigorífico o en el microondas. Si tienes prisa, pon el recipiente bajo un chorro de agua fría, nunca caliente.

• Etiqueta el envase: fecha de congelación y nombre del plato.

• La temperatura correcta: no más de – 18º. Es la temperatura mínima para paralizar el crecimiento de microorganismos.

• Es bueno invertir en tupers de calidad, que cierren herméticamente.

• Con una envasadora al vacío es mucho más práctica la congelación, porque aprovechamos mejor el espacio en el congelador.

Vamos a por las recetas:

GASTRONOMÍA

Fotos: Pixabay.

BIZCOCHO GENOVÉS
(para aprovechar harina y huevos)

Para los que os queráis animar en el mundo de los bizcochos este es por el que hay que empezar. El bizcocho más básico de todos. Solo tres ingredientes y con un poco de paciencia tendréis un bizcocho estupendo, que os servirá para luego enredaros en otras recetas de postres. Necesitaremos únicamente una batidora de doble barilla y un molde desmoldable redondo de unos 20 centímetros de diámetro.

Ingredientes:
150 gr. de harina de repostería
5 huevos medianos
150 gr. de azúcar

Elaboración:
- Separamos las claras de las yemas.

- En un bol montamos las claras. Ya sabéis: para saber que están perfectamente montadas nada como darle la vuelta al bol. Si no se caen ya las tenemos.

- En otro bol batimos las yemas con el azúcar. Aquí hemos de tener paciencia, cuanto más tiempo batamos más nos subirá la mezcla. Varios minutos hasta que doble su volumen y las yemas se vuelvan blanquecinas, añadiendo el azúcar poco a poco, no de golpe.

- Cuando tengamos esta mezcla tamizamos poco a poco la harina y la vamos incorporando con una espátula, mezclando paulatinamente hasta que se integre la harina.

- Finalmente, y con movimientos envolventes (esto es muy importante) iremos añadiendo las claras montadas que teníamos apartadas.

- Untaremos el molde con un poco de mantequilla (con los dedos) y un poco de harina (la justa para que no se pegue) y verteremos la mezcla.
- Con el horno precalentado a 180 grados arriba y abajo coceremos el bizcocho unos 30 minutos o hasta que esté hecho. No debemos abrir el horno o se bajaría.

- Podemos aromatizarlo con esencia de vainilla y queda fenomenal si le añadimos ralladura de limón, naranja o lima.

CONGELACIÓN: Esperaremos a que esté tibio o frío y lo envolveremos en papel film, para a continuación meterlo en un tuper redondo, ligeramente más grande que el bizcocho. Así evitaremos que se deforme en el congelador. Para descongelarlo lo sacaremos del congelador y lo dejaremos a temperatura ambiente. En este caso sí podemos hacerlo.

Servir espolvoreado de azúcar glas por encima. Es una merienda estupenda y baja en calorías pues no tiene ninguna grasa.

GASTRONOMÍA

Fotos: Pixabay.

ALBÓNDIGAS EN SALSA DE CHAMPIÑONES CON TRUCO
(para aprovechar carne picada y esos champiñones que empiezan a estar mustios)

La carne picada es un básico en todas las cocinas. Hamburguesas, albóndigas, lasañas y otras muchas elaboraciones se pueden hacer con carne picada. Pero la carne picada es un producto donde hay que extremar las precauciones, pues a mayor superficie de contaminación más no la jugamos con bichitos indeseables. Por eso se debe consumir en el momento o congelar. O congelar en una elaboración. Estas son mis albóndigas en salsa de champiñones con truco.

Ingredientes para 4 personas:

- 600 gr. de carne picada (mitad ternera y mitad cerdo). Picada solo una vez.
- Un poco de miga de pan.
- Ajo, perejil, sal y especias al gusto.
- Una copa de manzanilla, amontillado u oloroso (también puede ser un buen vino blanco).
- 2 huevos.
- Harina para rebozar las albóndigas.
- Una cebolla.
- ¼ kilo de champiñones u otra seta.
- Aceite de oliva para freír.

Elaboración:

- Mezclamos la carne picada con la miga de pan, el ajo y el perejil picadito, la sal, las especias que nos gusten y los huevos. Lo mejor es mezclar con la mano, es como mejor se integra todo.

- Formamos las albóndigas y las rebozamos en harina. Las freímos en aceite de oliva hasta que estén doradas por fuera pero poco hechas por dentro. Dejamos reposar en un papel absorbente y mientras hacemos la salsa.

- En una sartén con un poco de aceite hacemos un sofrito con la cebolla picadita, hasta que esté blanda, añadimos los champiñones cortados en láminas o trozos y la copa del vino que hayamos elegido. Dejamos que se evapore un poco el alcohol, probamos de sal añadiendo la que sea necesaria e incorporamos un vaso de agua o caldo. Dejamos cocer el conjunto unos minutos.

- En la salsa resultantes añadimos las albóndigas y apartamos. No haremos nada más.

EL TRUCO: No vamos a cocer el conjunto de albóndigas y salsa antes de congelarlo. La razón es que lo haremos después. Os explico: cuando hacemos albóndigas con salsa tendemos a cocerlas demasiado y esto hace que la carne se compacte demasiado y no quede jugosa. Cociendo el conjunto después de descongelarlo es como si las hiciéramos en el momento y evitamos ese segundo golpe de calor prolongado que supondría la regeneración y que endurecería en exceso la carne.

CONGELACIÓN: Dejaremos enfriar el conjunto y congelaremos en un tuper. Descongelaremos en la parte baja del frigorífico y terminaremos la receta a fuego medio unos 20 minutos.

GASTRONOMÍA

Fotos: Pixabay.

SALSA DE QUESOS
(y mejor que no sean de bolsa)

Además, esta receta no requiere cocción

Mejor que no sean de bolsa, porque lo que nos venden como queso rallado en bolsa a veces es otra mezcla de ingredientes, pero queso, lo que se dice queso, poco tiene. Dicho lo cual resulta que hemos acumulado en el frigo quesos de distintos tipos, por aquello de que no faltara de nada durante el confinamiento. Pero estamos hasta la coronilla de tabla de quesos para cenar, tapa de queso con la cervecita y gratinados varios. Así que algo hay que hacer con tantos trozos sueltos de distintos quesos que andan mohínos por el frigorífico. Hagamos una salsa que podremos congelar y luego añadirla a una carne o una pasta.

Ingredientes:

- Restos de queso, cortados en trocitos. Por ejemplo: roquefort, queso manchego y queso de Burgos, pero puede ser parmesano + queso de cabra + queso Gouda o lo que se os ocurra; el queso de Mahón en todas sus variedades es algo sublime.

- Leche o leche evaporada.

- Un puñado de nueces partidas en trocitos.

- Una cucharada de mostaza de calidad.

- Un poco de coñac o brandy.

Elaboración:

- Con una batidora mezclar todos los ingredientes menos las nueces hasta conseguir una mezcla homogénea.

- Añadir las nueces picadas y mezclar

CONGELACIÓN: Poner en un tuper y congelar. A la hora de descongelarlo dejarlo descongelar en la parte baja del frigorífico. Para cocinarlo solo es necesario calentarlo a fuego bajo en una cazuela o sartén hasta que los ingredientes se vuelvan a integrar. Si le añadís unas verduras al vapor es una salsa muy completa para acompañar, por ejemplo, un solomillo de cerdo. Para dipear, sin necesidad de cocinarla, es increíble.

GASTRONOMÍA

Fotos: Gallina Blanca.

PASTEL DE PESCADO
(el casi todo vale)

Un pastel de pescado es tan versátil que debería estar regulado por Ley en todas las casas. Práctico, sencillo de preparar, económico, sano admite mil ingredientes o solo 4, admite mil formas, mil decoraciones, mil acompañamientos y, por supuesto, congelación. Te soluciona una comida, una cena, la comida para llevar al trabajo o unos canapés para invitados.
Cualquier pescado de los que hay en nuestras pescaderías nos vale: merluza, pescadilla, salmón, palometa, lenguado…

Ingredientes para 4 personas:

- ½ kilo de pescado cocido y desmigado, puede ser una mezcla de varios pescados.

- 100 gr. de salsa de tomate casera o de bote, pero de calidad.

- 6 huevos pequeños.

- Sal y pimienta.

- Una taza de miga de pan remojada en leche.

Elaboración:

- Mezclar todos los ingredientes con la batidora.

- Precalentar el horno a 180 grados.

- En un molde rectangular untado con mantequilla y un poco de pan rallado (para que no se pegue) echar la mezcla de pescado.

- Cocer al baño maría durante 45 minutos o hasta que esté cocido el pastel. Podemos pinchar con una brocheta y cuando salga limpia es que el pastel está hecho. Para que no se nos queme por arriba podemos cubrirlo con papel de aluminio.

Esta es la receta básica. A partir de ahí podemos complicarla. Por ejemplo:

• Podemos separar las claras de las yemas y batir las claras por separado, así el pastel quedará más esponjoso.

• Podemos añadirle un poco de nata o leche evaporada

• Podemos añadir las especias que queramos y darle nuestro toque personal: el eneldo le pega mucho pero un poco de curry o jengibre en polvo le dará otra personalidad.

• Podemos dejar trozos de pescado, esto le dará otra textura. O añadir trozos de langostinos o verduritas. Esto le aportará colorido y más nutrientes.

• La decoración es infinita: todas las mayonesas que te puedas imaginar, salsas vinagretas, huevas de lumpo, marisco, ensaladas…

• Las aceitunas, las anchoas o las alcaparras también le van muy bien.

CONGELACION: Desmoldar y dejar enfriar. Es una elaboración delicada, que puede deformarse con facilidad, así que mejor envolverlo en papel film y meterlo en un tuper o un molde de aluminio de su tamaño. Para descongelar dejarlo en la parte baja del frigorífico.

Creo que no podré resistirme al pastel de pescado con una salsa de mango en cuanto tenga invitados…

MYRIAMMYRIAM GARRIDO | 18/04/2020

META-TAGS

RECETAS PARA LA CUARENTENA

COVID-19

RECETAS PARA EL CONFINAMIENTO

GASTRONOMÍA

MYRIAM GARRIDO

CULTURA Y OCIO

THE FASHION ROUTE MAGAZINE

PODRÍA INTERESARTE

Noticias de moda
#NOTICIAS DE MODA
Últimas noticias y novedades del mundo de la moda: actualidad, lanzamientos de moda, diseñadores
Tendencias de moda
#TENDENCIAS DE MODA
Los looks y tendencias de moda de la temporada. Descubre lo que más se lleva.
Pasarelas
#PASARELAS
Sigue todos los desfiles de las pasarelas a nivel nacional ¡al minuto !
Entrevistas
#ENTREVISTAS
Toda la información sobre diseñadores, marcas, modelos y colecciones del mundo de la moda